Septiembre 28, 2004

Sánchez Dragó se caga en el Fórrum

El escritor ha calificado a nuestro querido evento como "el momento cultural más bajo de la historia de España", puesto que no ha habido respeto hacia las diferentes culturas ya que "se ha intentado equiparar a todas con criterios y niveles bajos, cuando la cultura es excelencia".

Eso lo dice porque no estudió en la LOGSE, el pobre ignorante. El muy facha llega a decir que "no todo vale lo mismo". ¡Cómo se atreve!

Escrito por Daniel Rodriguez a las 2:26 PM | Comentarios (3)

Septiembre 26, 2004

El fin del cenagal

El Forrum, que tan buenos ratos nos ha dado, se acaba. El evento que iba a cambiar la visión cósmica del universo mundo, gracias al paso por sus instalaciones de cinco millones de concienciados ciudadanos, se ha quedado en una repetición paroxística de tonterías al uso, para tres millones de almas, gran parte de las cuales han acudido a punta de tiza desde las aulas.

Todo tiene una explicación. Joan Clos, un hombre de plástico como alcalde de Barcelona, ha dicho "Ha fallado el turismo, el que viene tiene menos poder adquisitivo y está menos interesado en estos temas". Vamos, que el turismo que tiene algo de interés por la cultura ha huído como de la peste del recinto, e incluso de la ciudad, no se le vaya a pegar algo.

En un mecanismo mental característico, Clos(ed) achaca el fracaso no al esperpento de sus contenidos, sino a su excesiva calidad: "La oferta cultural en el recinto debería haber sido algo menos intelectualizada, más popular (...) obviamente sin caer en el otro extremo, sin banalizarlo".

Lo característico del Forrum ha sido el adoctrinamiento, aunque los sufridos asistentes parecen haberse resistido gracias a una reacción instintiva, y según TVE olvidan los contenidos de las sesiones de lavado de conciencias.

El evento ha acabado con la participación de ponentes al máximo nivel, como el Premio Nobel de la paz y agente proterrorista Adolfo Pérez-Esquivel, demócratas de toda la vida como Saramago y tontos como Felipe González.

Una maravilla.

Escrito por José Carlos Rodríguez a las 3:42 PM | Comentarios (4)

Septiembre 24, 2004

Mi experiencia en el Fórrum (y 2)

El martes 21 de septiembre de 2004 (San Mateo apóstol) será recordado como el día en el que David Millán, el que esto escribe y suscribe, recuperó la fe en la naturaleza humana. ¡Ojalá Leonardo da Vinci -aquel personaje secundario de la novela de Dan Brown- hubiera podido acompañarme en mi periplo! No en vano, no muy lejos de la entrada al Fórrum, en el mismísimo Centro de Convenciones, me di de bruces ante la primera obra de arte. Consistía en fragmentos rotos de piezas de cerámica escampados por el suelo. Aunque dicha obra sólo podía ser superada con lo que me encontré tras cruzar el "puente Fórrum", mientras recorría un solitario caminillo: consistía en un carrito de la compra que colgaba del techo de una urna cristalina de gran tamaño, aunque en otra lo que colgaban eran un par de platos, haciendo ya insuperable aquella magna creación. Nada que ver, sin embargo, con las neveras que vi en la Haima, que al ser abiertas te revelan un testimonio fotográfico de inestimable valor informativo. ¡Qué bien me lo pasé abriendo y cerrando neveras! Luego también habían unas cajitas con un agujero, y tenías que mirar dentro para ver qué hay en su interior, y unos sacos que colgaban del techo; tenías que ir leyendo las cosas que te ponían... ¡ah, qué bonito todo, me lo pasé guay! Y lo más remarcable eran los tres trenecitos (uno verde, otro rojo, otro amarillo) que te permitían recorrer cómodamente el Fórrum, ¡chú, chú!, aunque las colas para subirse a uno eran de órdago y los señores se pasaban como poco tres cuartos de hora de pie esperando su turno para subirse...

(Aquí se interrumpe el relato. Parece ser que tras escribir "para subirse..." el autor del post enloqueció y se tiró por la ventana... ¿o se tiró a la Bernarda?)

FIN

Escrito por davidmillan a las 7:35 PM | Comentarios (4)

Septiembre 23, 2004

Girauta define el Fórrum

Ahora que cada vez queda menos para que nos abandone, el Fórrum de las Inculturas ha recibido de Juan Carlos Girauta su mejor definición:

un ectoplasma, delirio trasnochado, bacanal del disparate con la cara muy seria, galería del prejuicio progre, pandemónium del aburrimiento, infierno construido con los ladrillos de Saramago, Castells y demás materiales de derribo.
Ruego que empleen los comentarios para ofrecer su alternativa.

Escrito por Daniel Rodriguez a las 12:14 AM | Comentarios (1)

Septiembre 21, 2004

Mi experiencia en el Fórrum (1)

Si había en el calendario un día perfecto para visitar el Fórrum de las Culturas, aquel era sin lugar a dudas el 21 de septiembre de 2004. El a la sazón primer ministro de España, José Luis Rodríguez Zapatero, junto a otros grandes estadistas de su cuerda, contribuyó a dar un giro copernicano a los engranajes de la diplomacia internacional, sustituyendo la anquilosada y añeja realpolitik por un sistema basado en los valores humanos: el buenrollismo. Se propuso terminar con el hambre en el mundo aportando a tan loable cruzada el 0,7% de nuestro PIB, pero para que esto sea posible se le tendrá que volver a votar otra vez en las próximas elecciones generales, puesto que no podrá llevar a cabo esta titánica tarea hasta la próxima legislatura. ¡Yo deseé de corazón que los menesterosos de la Tierra aguardaran vivos sólo cuatro años más, época en la que recibirán la ayuda prometida! Pero sea como fuere, ya se había abierto la puerta a la esperanza, y lo importante es llegar aunque sea tarde.

Por si con esto no teníamos suficiente, Zapatero, en una entrevista a la revista Time, señaló que "la igualdad entre sexos es más efectiva contra el terrorismo que la fuerza militar", con lo que comenzamos a vislumbrar la luz al final del túnel, la recta final de ETA y Al Qaeda, el principio de una nueva era de paz. ¡Sapristi!, exclamé compungido. Aquel reportaje glamouroso, en el que las "ministras-cuota" de su gabinete posaban con varias toneladas de maquillaje a cuestas, ¡era un certero golpe contra el terrorismo islamic... internacional! Los fascistas que tanto se rasgaron sus hitlerianas vestiduras, en su miopía intelectual (por decir algo), no fueron capaces de verlo y ahora no reconocerán su error. Ambas noticias, tanto la una como la otra, tanto la otra como la una, me golpearon la jeta en la mañana de aquel martes. Aquellos eran buenos presagios, que marcarían en las cronologías un antes y un después, un punto de inflexión en la Historia Universal. Ahora los problemas del tercer mundo tienen fecha de caducidad y de él será el mérito.

A las once de la mañana, tras un prolijo viaje en el suburbano en el que aproveché para echarme al coleto un mamotreto de Neal Sthepenson (¿se escribirá así?), recalé en la estación Maresme | Fórrum y desembarqué entre efluvios de felicidad. Como no sabía llegar hasta el tan ansiado paraíso intercultural, puesto que no suelo viajar hasta tales latitudes, me dejé llevar por las ubérrimas multitudes que hacia allí se dirigían. ¡Me sentí como un psicópata peligroso, persiguiendo como un desalmado a toda aquella gente desconocida! Se estaba aproximando uno de los momentos más esperados de mi veinteañera vida, y mi corazón trotaba a buen ritmo. Más cerca, cada vez estaba más cerca el Fórrum... y a la que lo tenía casi delante de mis narices, el alargado brazo del Grupo Prisa vino a mi encuentro: ¡regalaban ejemplares de El País! Y la foto de nuestros prohombres (los que habrán salvado al género humano allá por el 2015) estaba en la portada.

Continuará...

Escrito por davidmillan a las 9:20 PM | Comentarios (4)